viernes, 8 de marzo de 2013

Thick as a brick 2 (I)

Quienes siguen este blog,  o al menos le han dado un vistazo, saben o intuyen de mi devoción hacia Jethro Tull.
En algún post de hace tiempo atrás mencioné a “Thick as a brick” como uno de los discos que más marcaron mi vida y el primero de JT que definitivamente me llevó a tenerlo en ese rinconcito donde solo estaban Los Beatles, Mateo, Almendra….

En abril del 2012 se cumplieron 40 años de la edición de este disco y como hacen casi todas las bandas de aquellas épocas salió a la venta una edición de lujo con sonido masterizado que incluye DVD, CD, vinilo, etc…

Pero Ian Anderson, activo como casi nadie de los dinosaurios del setenta, tenía que dar un paso más y no quedarse solamente en la rememoración de aquella obra fantástica.
Aquel disco refería a un poema supuestamente escrito por un niño de apenas 8 años, Gerald “Little Milton” Bostock y que había causado conmoción en el pueblo de St. Cleve al saberse que semejante obra épica había sido escrita por un niño.

Naturalmente, Ian Anderson estaba atrás de toda esa fantasía y el supuesto Gerald Bostock era un producto de su alocada imaginación.
40 años después, y haciéndole un guiño a sus seguidores por todo el mundo, Anderson se situó frente a las cámaras para decirnos a todos, que se preguntaba “que habría sido de la vida de Gerald  Bostock y que estaría haciendo ahora que rondaría los 48 años”…..

El resultado de esa pregunta lo materializa en “Thick as a brick 2” o TAAB2 como se ha dado en conocer.
En este nuevo disco Anderson desarrolla en una serie de temas,  distintos caminos que podría haber tomado Bostock:  un banquero detestable, un marino, un sacerdote, entre otros…. Cada uno de esos personajes se va desarrollando en una canción y a su vez varias de ellas cuentan con algunos riffs o pasajes sonoros que rememoran lo que fue “Thick as a brick 1”.
 
La fiesta hubiese sido completa si el disco fuese ejecutado por Jethro Tull, lo que es decir – entre otras cosas – contar con la otra base de apoyo de la banda, el guitarrista Martin Barre.
Pero Anderson optó por los músicos que normalmente lo acompañan en sus discos y giras solistas, que – obviamente – son buenos, pero para escuchar un guitarrista tocar como Barre, prefiero escuchar a Barre, no?

Las razones son obvias: económicas. Y el propio Anderson no tiene ningún prurito en decirlo: “si yo soy el creador de JT, de los temas, de las ideas en general, soy además el único miembro estable a lo largo de 45 años, porque tengo que compartir con el resto de la banda esta nueva idea también?”.
Un posicionamiento que obviamente, los fanáticos de la banda no compartimos.
Por otra parte, Martin Barre, también dijo sentirse un tanto agobiado por las constantes giras que emprende la banda, por lo que decidió dar un paso al costado “por un tiempo” y ver si en el 2014 vuelve a ponerse el traje de “segunda figura de JT”.
Mientras tanto, con su propia banda, sale de mini giras por Europa haciendo temas de Jethro Tull, a su manera. Una forma de decir, “yo también soy Tull”.

Resta por decir que TAAB2 es un gran disco.
Las limitaciones vocales de Ian Anderson están ocultas gracias a la magia de la tecnología digital de hoy en día, además – y no es un punto menor – el ingeniero de sonidos es ni más ni menos que Steven Wilson ex Porcupine Tree y uno de los popes de la música progresiva de todos los tiempos.
L a banda soporte…. Son músicos de sesión por más que Anderson intente darle la “forma” de una verdadera banda.
La presentación es otro punto alto: el consabido CD está acompañado por un DVD con varias filmaciones de cómo se hizo el disco, reportajes a los músicos, Anderson recitando pasajes de todas las letras de los temas, un archivo PDF con las letras en ingles, español, portugués, italiano, checo, etc…. Y en otro guiño al pasado, una edición digital del periódico de St. Cleve emulando lo que fuera aquella increíble producción del disco original de 1972.








No hay comentarios: