sábado, 11 de febrero de 2012

Luis Alberto Spinetta

Escuche "Muchacha" por primera vez, en una interpretacion de Bachicha Lencina acompañado por la orquesta de Julio Frade en el mitologico "Discodromo show" de Ruben Castillo.
Luego, en una ensalada musical de aquellas que se estilaba editar en Argentina, entre Donald, La Joven Guardia, etc.... Aparecia el tema original por Almendra y con la voz de Spinetta envolviendonosen su magia unica.
No es una exageracion decir que si nadie puede cantar Yesterday como Paul, Muchacha, solo puede ser interpretada por el Flaco.

Luego, de algun lado, alguien trajo el primer disco de Almendra.
Fue una revelacion tan grande como Sgt Pepper.
Ambos discos nos llevaron a entender que hay un estadio superior de la musica a los que pocos pueden acceder para pasar a hablar de ARTE.
En el caso de Almendra, la sorpresa era quizas mayor porque era en español, nos habian inculcado que todo lo que fuese de calidad extrema venia del norte y era en ingles.

Ese primer disco de Almendra tiene un vuelo lirico, una concepcion musical tan alejada de los cliches del rock que aun hoy sigue siendo una maravilla que escuchando con orejas bien abiertas, nos descubrecada dia cosas nuevas.

Posteriormente, cuando todavia no habiamos reaccionado por la separacion de Los Beatles, vino la de Almendra.
En pleno proceso creativo de una opera rock, los caminos de sus integrantes comenzaron a bifurcarse, y claro, escuchamos a Aquelarre para saber en que andaban Emilio del Guercio y Rodolfo Garcia o a Color Humano parasaber sobre Edelmiro Molinari, pero las expectativas generales estaban centradas en lo que haria Spinetta.

Y vino el rock furioso del primer disco de Pescado Rabioso, o la enorme Cristalida del segundo disco.
Y de alli en mas, el flaco nunca paro.
Cambio de estilos, cambio de musicos, cambio todo constantemente menos su coherencia que justamente baso en una busqueda constante de su universo interior.

A diferencia de otros que se nos han ido, el flaco deja una discografia de cerca de 40 discos oficiales que como aquel primero de Almendra, uno va descubriendo de a poco, como si Spinetta como un gran maestro fuese dejando pistas para que quienes no tenemos la cabeza con la apertura cosmica que el tenia, los vayamos asimilando lentamente.

El miercoles pasado, se nos fue no un musico, sino un artista de una talla universal.
Este donde exte, ojala su brillo nos siga iluminando.

1 comentario:

Adriana Alba dijo...

Jamás lo olvidaremos, mientras haya una muchacha ojos de papel...subiendo a la nave de El Capitán Beto!!!

Cariños.