viernes, 9 de diciembre de 2011

Y la lluvia también

 Es de esas películas que uno se pregunta como no ha llegado hasta la cartelera montevideana.


“Y la lluvia también” cuenta con la presencia de dos actores taquilleros como Luis Tosar y Gael García Bernal, lo que es un condimento adicional para que se hubiese estrenado aquí.



Basada en la historia real de la “Guerra del agua” en Bolivia, esta película nos cuenta la historia de un grupo de cineastas españoles que vienen a América, más precisamente a Bolivia (donde no solo los paisajes son los adecuados, sino que los salarios a los “extras” son de hambre) a filmar la llegada de Cristóbal Colón a América.

Los protagonistas, director y productor de la película, están entusiasmados con las posibilidades de filmar a bajísimo costo y explotando miserablemente a los nativos que trabajan como extras por apenas migajas.

Paralelamente, comienza en el lugar donde filman, un movimiento popular en defensa del agua y contra la privatización de líquido elemento por parte de las autoridades políticas gobernantes.



Las escenas en que se mezclan la explotación de que fueron víctimas los indígenas cuando llegaron los colonizadores 500 años atrás y las de la lucha contemporánea por la supervivencia, son memorables.


También se hace un paralelismo entre los frailes que se oponían a la barbarie de Colón y sus huestes, Bartolomé de las Casas y Antonio Montesinos, con la de estos españoles que poco a poco toman partido a favor de los indígenas que por un lado trabajan – bajo la explotación española, como extras de la película – y por otro libran un combate contra las autoridades y las empresas que quieren quedarse con el agua que a ellos les pertenece.

La actuación del boliviano que hace el papel de líder de la revuelta, es sensacional y opaca la de los consagrados Tosar y Bernal.

He visto algunos comentarios que tildan de “sentimentalismo absurdo e incoherente” el hecho de que los directores de la película se vuelvan románticamente defensores de los indígenas, y es cierto que parece ser un tramo “edulcorado” del filme.

Pero no menos cierto es el valor testimonial que tiene el hecho de que de la misma España salga un documento como éste, que reconoce tácitamente los diferentes mecanismos por los cuales el primer mundo mantiene siempre bajo su bota opresora a los pueblos más pobres.

Recomiendo bajarla desde Internet, ya que al menos por aquí y como queda dicho, parece que a los encargados de traer películas a estas tierras, les resulta poco atractivo el tema que se denuncia.



 

No hay comentarios: