jueves, 24 de febrero de 2011

Al paso de las comparsas se vuelve un infierno el barrio.....




Creo que la primer vez que fui a las Llamadas, fue allá por 1971 o 1972.
Como tantos otros, con la barra de amigos del barrio.
Mentiría si digo que me acuerdo mucho de esa experiencia, pero tengo la vaga idea de que desfiló “Morenada” – por aquellos tiempos una de las comparsas más famosas, entre otras cosas por contar en sus filas a Rada, Paez Vilaró, etc..  – y que terminamos con mis amigos adentro del conventillo Medio Mundo que por aquellas épocas todavía se mantenía en pie.
Allá en los patios de ese conventillo ví un mundo nuevo:  los grandes piletones donde las mujeres lavaban la ropa, los chicos “como gorrioncitos pardos” disfrutando de SU FIESTA, el vino “lija” que corría sin cesar, y los tambores tronando como seguramente no se pueden sentir en ningún otro lado.

Más tarde, ya en dictadura, volvimos a ir a las Llamadas, eran las épocas de que se iba más a cantar “Se va a acabaaaaaar…….” que a otra cosa. Volaban las botellas a las cabezas de los milicos que arremetían con caballo y sable contra la gente. Corríamos entre un mar de municiones de acero regadas por todos lados para que los caballos no pudiesen avanzar.
La fiesta del tambor era solo un pretexto.

Recuerdo alguna llamada que la dictadura organizó en pleno 18 de Julio sacando a las comparsas de su mundo. Fue un desastre. Un frío espectáculo que no podía llegar a nadie, mucho menos a los propios tocadores. Tan mala fue la experiencia, que los muchachos no la volvieron a repetir al año siguiente.

Este 2011, después de tantísimos años de verla por televisión, volvimos a las Llamadas. Volvimos a la calle Carlos Gardel.  A las sillas de madera que la intendencia tiene desde que se inventó el carnaval. A la gente con el mate, los bizcochos, el vino o la cerveza, esperando que pasara su comparsa favorita.
Es indudable que es otro tipo de Llamadas.
Una llamada “for export”, para los turistas…., y no está mal.
Las agrupaciones hace años que están mucho mejor vestidas, hace años que las vedettes son “vedettes”, hace años que las cámaras de TV los enfocan para Uruguay y el mundo.
Son otras llamadas, indudablemente.
Los “cortes” que hacen las comparsas en el repique….. están muy bien,  erizan la piel….. el tema es si ese “aggiornamiento” es correcto o debería mantenerse la tradición?
 Antes,  alguien con un poco de conocimiento del tema, sabía cada repique a que barrio o a que calle pertenecía:  eran las lonjas del Sur, o de Palermo, o de Atenas o de Cordón o de Cuareim… y poco más; ahora uno se pierde en una marea de 60 y pico de comparsas que llegan desde todos los puntos de Montevideo y también del interior.

Renglón aparte para la Intendencia….. NUESTRA Intendencia….. con los mismos defectos y caos organizativo que tantas otras anteriores de otros colores políticos.
Ya dije lo que son las sillas de madera:  del tiempo de mi abuelita….. pagar $ 200.- para poder estar sentado cómodamente y que tengas que terminar parado,  porque nadie aguanta 4 o 5 horas sentado en eso, debería llamar a la reflexión de quienes pretenden “exportar” nuestro Carnaval.
Porque tengamoslo claro: no todos los turistas van al Palco o a las azoteas de los vecinos, pero si así fuera, no tiene nuestra gente derecho a ver una de sus fiestas populares más importantes en condiciones dignas?
Otra de Perogrullo: las sillas eran NUMERADAS…… el problema es que el NUMERO había sido pegado al respaldo con goma….. muchos se habían volado y los que nó, los gurises del barrio alegremente los arrancaban  generando un caos en el que nadie sabía donde sentarse.
La iluminación: brillaba por su ausencia excepto claro, en el lugar donde está el jurado y las cámaras de TV. Cuesta tanto arrimar unos focos más y que todos puedan ver con nitidez a sus negros y lubolos? Son unas 10 cuadras solamente, me rehúso a creer que no se pueda hacer.

Otra: yo estaba ubicado  unas dos cuadras antes del lugar donde estaba el jurado….. para que me sirve a mí o a todos los que estábamos en la cuadra tener unos semejantes parlantes anunciado como va pasando “Tronar de tambores” (es un ejemplo) si ante mis ojos desfilaron hace 10 minutos y lo que estoy viendo es otra agrupación?

No sé, será que estoy muy quisquilloso, pero tengo la impresión que a nivel municipal, a nivel gubernamental,  estamos dando en la herradura más que en el clavo. Hablo de cosas sencillas, de sentido común, que no requieren ni  inversiones ni multitudinarias asambleas de “compañeros” para resolverlas.
Solo eso, sentido común.
Tenía la esperanza de ver una fiesta barrial acorde con las expectativas que nosotros mismos generamos en ella.
 La organización faltó a la cita.
Se habrá quedado bajo algún farol de Sur y Palermo tocando palo y tamboril?


No hay comentarios: