miércoles, 17 de noviembre de 2010

Alberto "Mandrake" Wolf

Cuando Alberto “Mandrake” Wolf irrumpió en la escena musical uruguaya, diría que sentí cierto rechazo hacia su propuesta musical.


No porque no fuese valedera, sino porque me pareció demasiado apegada a la línea de Eduardo Mateo. Ya teníamos al “tartamudo”, no veía motivos para escuchar lo que me parecía simplemente una copia (buena, pero copia al fin).

El paso de los años cambió mi manera de pensar, pero para ello contribuyó un real despegue de Mandrakeen su trabajo. No solo evolucionó, sino que manteniendo la raíz “mateística” supo buscarle el yeito para encontrar una impronta dentro del estilo y a partir de él generar uno nuevo que hoy es indudablemente marca indeleble de cada una de sus interpretaciones.


Por supuesto, que la sólida base de Los Terapeutas también influyó para que Wolf transitara sin ningún tipo de complicación por estilos tan dispares como el rock, el reggae, el candombe, la fusión, etc….

Diría que con “Mandrake” se da un fenómeno por demás inusual: no es uno de esos músicos reconocidos masivamente dentro de la música uruguaya, sin embargo, muchos quisieran tener “éxitos” del calibre de los que él ha tenido:

“Cosa linda” el bolerito interpretado en el primer disco de No te va gustar, “Miriam entró al Hollywood” , “Cocochito” o “Corazones musicales”, entre otros, son íconos de su carrera.


De todas formas, ninguno como “Amor profundo”, el tema que popularizara Jaime con la fenomenal primera voz del Zurdo Besio, y que muchos ni saben que pertenece a Wolf.

Escuché por primera vez el tema, en la versión de Wolf y Los Terapeutas (en la que además, Jaime Roos, hace segundas voces), y desde la primera audición me quedó bien claro que era uno de esos temas murgueros que quedan para siempre vibrando en nuestros corazones. El hecho de que posteriormente Jaime hiciera su propia versión, habla claramente de la potencialidad que veía en el tema. Es cierto que la versión que popularizó el tema es la de Jaime, pero me sigue pareciendo que la original es mejor, quizás porque tiene esa atmósfera de trabajo artesanal, que contrasta con la gran producción de Roos; o porque la quebradiza voz de Mandrake no puede igualar en potencia y registro a la de Besio, pero tiene ese que se yo que nos gusta a los uruguayos, que nos permite admirar entre otros a Mateo, a Fernando Cabrera, a Wolf, o al propio Jaime Roos.

El último disco de AW & Los Terapeutas, llamado “De” es una muestra magistral de rock bien uruguayo, tiene todo el sabor de las bandas de los 70 pero registrado con la tecnología de hoy en día. Ha ganado – merecidamente a mi juicio – el Graffitti al mejor trabajo discográfico uruguayo y para quienes no lo conozcan, los invito a que lo hagan porque vale la pena.

Hace unos días, la banda presentó su disco en el Teatro Solís. Finalmente, después de muchos años en la ruta, llegaron al máximo escenario de Uruguay.
Bien merecido lo tienen!


En las fotos que acompañan este posteo, un (fracasado) intento de cantar “Amor profundo” a dúo y a capella en Los Yuyos.

Mandrake se lo perdió. Salú!!

2 comentarios:

Nautijorge dijo...

Hola Jorge.
Disculpa que deje este comentario en esta entrada, pues no tiene relación con ella.
Simplemente he dado con tu blog por casualidad y me ha hecho gracia, pues yo también me llamo Jorge Pena, así que sepas que tienes un bloguero doblemente tocayo al otro lado del charco.
Saludos desde Galicia.
Jorge Pena ;-)

Marcos dijo...

No sabés donde van a estar próximamente? creo que al que hay que echar es al encargado de Marketing de Los Terapeutas, el talento lo tienen, la trayectoria tb, la originalidad siempre. Tengo 23, se lo muestro a gente más joven y todos quedan encantados, solo que nadie los conoce.