miércoles, 22 de septiembre de 2010

Beto Satragni

Ayer a través del diario me llegó la noticia de la muerte de Beto Satragni.

No voy a hacer como muchos que cuando murió – por ejemplo – Mateo, lo endiosaron y nunca en su vida habían escuchado nada de su música, o aún peor: no la entendían o decían que era un desastre.

No tengo demasiadas referencias de la música de Satragni, no es una carrera musical que haya seguido con intensidad.

Tengo vagos recuerdos de los inicios de Raíces en Argentina, pero fundamentalmente y si por algo me llega como músico, es por su participación en Spinetta Jade.

Me consta por comentarios que oí antes que además de excelente músico era un buen tipo.

Y uno siempre lamenta cuando muere un músico que además es buena gente.

Con mayor propiedad y mejores palabras, expresaron lo que sentían sobre su muerte, El Gato utópico y Macunaíma en sus respectivos blogs. A ambos se puede acceder desde este sitio.

A ellos me remito.

1 comentario:

el gato utópico dijo...

Jorge:
Te agradezco la mención al gato pero nobleza obliga. Si bien con el "Beto" nos escribíamos correos, no llegamos a conocernos personalmente. Es cierto que me partió la cabeza cuando lo vi por primera vez en vivo en un concierto del "Negro" Rada. Por aquellos años, Rada tenía una banda que asustaba: Osvaldo Fattoruso en batería, Ricardo Nolé al piano, Ricardo Lew en guitarra, "Beto" Satragni en el bajo y el "Lobo" Nuñez y Foqué en los tambores. Por aquel tiempo, "Beto" ya vivía en Buenos Aires, donde era considerado como uno de los músicos más talentosos.
Supe de primera mano de lo buena gente que era el "Beto" a través del Hugo Fattoruso, quien además decía siempre que era uno de los mejores bajistas con los que había tocado. Me dio mucha bronca que hubo que abrir una cuenta para que la gente colaborara con "Beto"... justo él que siempre estaba para dar una mano a quien la necesitara y sin preguntar. Pero parece que ese es el triste designio de nuestros músicos. Toda una vida dedicada al arte para terminar pidiendo unos mangos con los que enfrentar el tratamiento contra un cáncer que se lo estaba comiendo. En uno de sus últimos correos, "Beto" me contaba acerca de la ilusión que le hizo reeditar "Raíces", al cumplirse 30 años de aquella histórica grabación. Por suerte pudo no solo grabarla sino también presentarla. Quien sí puede hablar con toda propiedad sobre el "Beto" Satragni es Macunaíma, como vos bien decís.
Ese mismo día en que el "Beto" se nos iba, también levantaba vuelo el "Abuelo" Labordeta. Otra pérdida más que dolorosa.
Hay días que son más tristes que una sala de hospital...
Te mando un abrazo.