lunes, 25 de mayo de 2009

Violeta color celeste


El fútbol uruguayo tiene todavía esos resabios de grandeza.
Desde la gesta de Maracaná, pocos equipos en el mundo han logrado triunfos épicos como los nuestros.
Peñarol dio vuelta aquella histórica final en Santiago frente a River Plate argentino transformando un 0 – 2 en 4 – 2 y consagrandose campeón de America.
Nacional ganó la Intercontinental en Tokyo tras una serie interminable de penales en las que siempre pareció llevar las de perder y siempre Seré lo devolvió a la vida..
Ejemplos abundan, de Uruguay, de Nacional, de Peñarol.

Defensor cambió el rumbo del profesionalismo consagrándose campeón uruguayo en 1976 cuando ningún equipo chico lo había hecho anteriormente.
Se transformó en un “bicho raro”.
Hace unas semanas atrás en uno de esos partidos que quienes lo ven lo recuerdan para siempre, le ganó 4 a 3 por la Libertadores al DIM colombiano en 10 minutos finales no aptos para cardíacos.
Después de ese triuno, todos pensaron que la viola ya había cumplido, porque tras esa clasificación venía Boca.
Boca no es solamente Boca.
Es su infraestructura, su presupuesto, el bombo de Fox Sport, la manija de toda la prensa argentina, los negocios de la CSF que prefieren que siempre quede por el camino los equipos con menos taquilla, etc…, etc…, luego del 2 a 2 en Montevideo, nadie podía dar 2 pesos por Defensor, sin embargo, se plantó con esa garra charrúa de otras épocas en el medio de la Bombonera y sacó un triunfo y una clasificación que a los que queremos el fútbol nos reconcilia – aunque más no sea por un tiempo – con el fútbol uruguayo. Ahora viene Estudiantes, ….pero ya cumplieron!!!
Salú!!!!

No hay comentarios: