viernes, 15 de mayo de 2009

Luxemburgo


En su media lengua
franco-flamenca
(silueta de su luna
sobre trenes puntuales)
susurra frases inconexas
Dibuja sobre un vidrio
astillado
símbolos químicos
rituales de arena
mapas de países de espuma
vientos – vías lácteas
dragones alados en cápsulas de plástico
nubes azules
caras extranjeras
tangos con sombrero.
Quizás
dijo que era una bailarina
(eso poco importa)
Quizás
su nombre era Veronique
Y si en algún sueño nocturno
alguien supone que su historia
es cierta
que se yergue
tangible
en el aire nocturno
que busque sus pasos en la nieve
de los parques y jardines ducales
de Luxemburgo.

No hay comentarios: