jueves, 23 de abril de 2009

Phil Spector

El diario trae la noticia en….. no más de 2 renglones:
Phil Spector podría ser condenado a 18 años de prisión acusado de la muerte de una actriz con la que se vió involucrado hace unos años atrás.
Es curioso como la vida de una persona puede ser reducida a unos centímetros de tinta gastados en un diario que seguramente pasará desapercibido para la mayoría de los lectores.
Por lo menos, de aquellos que no están muy vinculados a la música de la última parte del siglo pasado.
La primer imagen que me viene a la cabeza cuando se dice “Phil Spector”, es el segundo o tercer simple de John Lennon, cuando la disolución de Los Beatles no estaba oficializada pero era ya prácticamente un hecho.
Lennon había sacado ya varios discos con la Plastic Ono Band, un grupo sin integrantes fijos pero que eran en definitiva una excusa para ir alejándose de a poco del cuarteto de Liverpool y de paso ir eludiendo los férreos contratos que por derecho de autor obligaban a firmar “Lennon – McCartney” a cualquier tema, aunque fuese escrito individualmente por él o por Paul.
Lennon convocó a Spector para la grabación de un simple allá por Marzo del 70 y le dijo que quería que sonara como un disco grabado en los 50.
El resultado fue “Instant Karma”, un tema con John en voz y piano eléctrico y una base rítimica de bajo y batería solamente. Sonido crudo y desparejo. Tal cual fue solicitado.
Spector era por aquellos días un mito viviente dentro del ambiente musical anglosajón.
Había “inventado” la “pared de sonido”: un enmarañado tejido de arreglos orquestales superpuestos que daban estructura sólida a diferentes temas de diferentes grupos.

Con Spector comencé a entender un poco más la importancia de un “productor musical”: un integrante adicional de cualquier banda o solista que indica en estudios por donde canalizar o como vestir éste o aquel tema y cuya relevancia es clave para el sonido definitivo que tendrá un disco. Un director de orquesta, por decirlo de alguna manera.

Cuando Los Beatles terminaron las larguísimas sesiones de “Get Back” (álbum y proyecto cinematográfico), consideraron que el resultado no estaba a la altura de lo que el público podía esperar de la banda.Hartos como estaban de soportarse mutuamente, hartos de haber formado una maquinaria de negocios para la cual no estaban preparados y que a su vez los alejaba cada día más de la música, etc…. John, George y Ringo no tuvieron mejor idea que darle las cintas a Spector para que las modificara, las arreglara, las orquestara e hiciera las pistas finales que luego se editarían como el álbum “Let it be”.
Paul estuvo en desacuerdo con esa decisión, entre otras cosas porque fue tomada a sus espaldas. Fue la gota que desbordó el vaso y precipitó la ruptura en Abril de 1970.
De hecho, Paul llevó a tribunales a sus ex compañeros, a los directivos de Apple, a sus managers y su entorno, basado entre otras cosas en la “deformación impuesta sin su consentimiento” fundamentalmente al tema “The long and winding road” (El largo y sinuoso camino).
Paul estaba enojadísimo con los arreglos hechos por Spector a esta balada que compuso e interpretó teniendo a su cargo piano y voz. Spector agregó violines, arpas, cellos, orquestaciones cargadísimas y “coros celestiales” que oídos en primera instancia parecieron ser una obra sublime de los Fabfour. Sin embargo, el tiempo le dio la razón a Paul: quien escuche la versión original en el album “Let it be…. Naked” editado en el 2003, podrá comprobar que ésta, desnuda y sin tantos adornos es mucho más feliz que la editada oficialmente por Apple Records.
Spector – de un carácter irascible y sumamente paranoico – dijo en más de una oportunidad que Paul nunca se quejó de la plata que embolsó con “su versión”, con la cual Los Beatles llegaron al Nr. 1 en USA y Gran Bretaña habiendo vendido 2 millones de copias en 48 horas….

Spector cooperó con un sin número de bandas, produjo el álbum Concierto para Bangla Desh de George Harrison y acompañó proyectos de muchos grupos y solistas importantes de los primeros 70. Luego colgó los botines.
Ahora llega esta noticia que cambia seguramente lo que le queda de vida.
Un largo y sinuoso camino recorrido.

5 comentarios:

Ulysses dijo...

que interesante lo que cuentas y como puede cambiar la vida de alguien.

saludos

Lucía.uy dijo...

mira vos Jorge! no lo sabía.......“The long and winding road” es una de mis preferidas junto con Blackbird, Hello goodbye y otras...dónde puedo escuchar la versión sin los arreglos por acá por "interné"?
Que intersante...mes gustaría escucharla.....

En relación al artículo, este chico, con cara de Dolina jeje...probablmente tenga razón cuando dice que seguramente Paul nunca se debe haber quejado de la plata que embolsó!
Ah! el vil metal, siempre el vil metal! porqué no reparten algo pa'ca? yo no hubiera hecho tanta laraca! jaja

gracias por educarme en estos temas, te dejo un abrazo

Jorge Pena dijo...

Hola Lucia, en youtube hay una version de este tema, que es sacada de la película Let it be.
Ahí los tenés a los muchachos sin las orquestaciones posteriores.
Igual, hay varias versiones diferentes, para Paul la "verdadera" es la que está en el disco "Let it be....naked".
Un beso

Lucía.uy dijo...

...fuí, oí, y volví.....la verdad? es mas linda la versión de Paul...la otra tiene su encanto, pero es mas beatles la "verdadera".

Aprendo bien, soy una alumna aplicadita...jaja

saludos Jorge

fiorella dijo...

Y...no deja de ser un ser humano con sus cosas,no?.Sin duda, un oído y un productor musical importante. UN beso