martes, 17 de marzo de 2009

La siempre viva

Quienes se inician en la lectura de libros más o menos básicos sobre ajedrez, saben que normalmente, éstos culminan con una serie de partidas que el lector puede recorrer paso a paso repitiendo las jugadas que hicieron maestros de esta disciplina.

También es sabido, que cuando una partida deslumbra por su belleza, su fuerza, su ingenio, etc…. es catalogada como “Inmortal”, distinción que alcanza a no demasiados juegos y por cierto a no muchos jugadores.

Anderssen, uno de los más grandes ajedrecistas de todos los tiempos, tiene hasta hoy la virtud de ser el único jugador que tiene dos partidas consideradas como inmortales.
Una de ellas es conocida como “La siempre viva de la corona de laurel”, fue jugada en 1852 en Berlín, estando Anderssen a cargo de las blancas, y siendo Dufresne su contrincante.

Para quienes pueden seguir la lectura de movidas de ajedrez en el sistema que se empleaba antes del de coordenadas de letras y números, copiamos acá la misma.
Cuando se discute sobre qué es el ajedrez, si un juego, un deporte, etc…, no nos cansamos de repetir que es –entre otras cosas – un ARTE.
Quienes pueden seguir esta partida se encontrarán con un juego de una enorme belleza y una resolución fantástica y poco creíble a cargo de este inolvidable maestro del tablero que da un mate con alfil luego de haber sacrificado la mayoría de sus piezas en una demostración de genialidad táctica y estratégica.

1 – P4R P4R
2 – C3AR C3AD
3 – A4A A4A
4 – P4CD AxPC
5 – P3A A4T
6 – P4D PxP
7 – 0-0 P6D
8 – D3C D3A
9 – P5R D3C
10 – T1R CR2R
11 – A3T P4CD
12 – DxPC T1CD
13 – D4T A3CD
14 – CD2D A2CD
15 – C4R D4A
16 – AxP (6D) D4TR
17 – C6A+ PxC
18 – PxPAR T1CR
19 – TD1D DxC
20 – TxC+ CxT
21 – DxP+ RxD
22 – A5A+ R1R
23 – A7D+ R1A
24 – AxC++

No hay comentarios: