miércoles, 4 de febrero de 2009

Los pilares de un "best seller"


La base estructural para una novela del tipo “ best seller”, parece ser bastante sencilla:

Una historia que incluya espías y/o asesinos, aventureros, gente poderosa, chicas lindas, países exóticos, glamour, todo combinado con buenas dósis de violencia, sexo y demás ingredientes que convierten a estos libros, más que en una historia, en un guión de alguna película americana.….
En realidad, están escritas de tal forma de que en caso de ser realmente un “ best seller”, el autor y sus correspondientes editores, se sienten a esperar las ofertas por los derechos que – con un poco de fortuna - le llegarán desde Hollywood o algún otro imperio cinematográfico.
Son novelas de aproximadamente 300 a 400 páginas que mantienen al lector más o menos entretenido por los acontecimientos que se suceden , y que en definitiva se resuelven todos juntos en las últimas 10 o 15 páginas.
Tan pronto como se cerró el libro, el lector borra de su cabeza el libro en cuestión.
Son lecturas “de verano”, historias para leer debajo de la sombrilla, pero que mas o menos todos leemos, a veces al menos, para desintoxicarse un poco de otras lecturas más profundas o más densas.

Ken Follet de orígen galés y educado en Londres, no escapaba a esas coordenadas, libros tales como “El valle de los leones”, “El tercer gemelo”, “El hombre de San Petersburgo”, etc… se insertan más o menos en la descripción de aquí arriba.Pero en algún momento de fines de los 80, en un rapto de inspiración superior, publicó “Los pilares de la tierra” del cual sí se puede decir con propiedad que es un “best seller” (a la fecha lleva vendidos unos 90 millones de ejemplares en todo el mundo).
“Los pilares…..” rompió con varias de las estructuras del tipo de novelas de las cuales venimos hablando.
En primer lugar, llevó las 300/400 páginas típicas, a la friolera de 1400 o más según las distintas ediciones.

En segundo lugar, a los ingredientes del género le agregó, un ambiente inusual:
la Edad Media, con una descripción veraz que seguramente no se encuentra en los libros de Secundaria: el poder de la iglesia, la relación de intereses económicos entre el clero y la nobleza y de todos ellos con el Rey, las guerras con descripciones de tácticas y estrategias típicas de la época, etc…
En tercer lugar, y el punto más alto del libro, la intención de su protagonista de levantar una catedral utilizando nuevos métodos de construcción inexistentes hasta ese momento.
La forma en que Follet describe las distintas formas de utilizar los precarios elementos de construcción, los “planos” , los techos góticos, etc…. son lo mejor de la novela.
Lamentablemente, casi 20 años más tarde, Follet se aparece con una “continuación” de este éxito: “Un mundo sin fin” en el cual 200 años más tarde, los habitantes del pueblo de Kingsbridge, siguen teniendo los mismos, problemas, las mismas guerras y los mismos intereses contrapuestos. Solo la “peste negra” que asoló Europa, marca alguna diferencia con el libro anterior. Una novela aburridísima que no justifica sus – otra vez – 1400 y pico de páginas ni la publicidad que se ha hecho en torno a ella.



3 comentarios:

Ulysses dijo...

Ya había contado lo que tenia que contar, y la continuación resulto pésima. Se vendió por que había alguna expectativa de que iba a ser algo nuevo.
Es verdad que nadie lee dos veces un best seller, lectura ideal para las vacaciones, cuando no queremos complicarnos la vida.
Distinto es el caso de los long seller que duran muchos años leyéndose y que tienen buena calidad, por ejemplo "cien años de soledad"

saludos

CASANDRA dijo...

amigo uruguayo, en algún momento nos hemos cruzado, pero por esas cosas no nos hemos seguido "viendo" por aquí. desde el blog de LUCIA, vine a visitar y me encuentro con este interesante comentario, que ya me despertó el interés por leer este libro. Mi pensamiento iba sacando conclusiones que tú ibas plasmando a medida que te iba leyendo y eso está bueno, como habrá estado bueno eso de escribir, ganar plata, hacerte popular y luego darte el gusto de poder escribir un buen libro, de alguna manera te asegurás el pan de cada día y la posibilidad de difundir lo bueno, por lo menos en este caso parece ser lo que pasó. un afectuoso saludo.

Jorge Pena dijo...

Hola Casandra, me alegro por el "reencuentro". Leo de tanto en tanto tu blog.... cuando uno dispone de algo de tiempo, que no es muy a menudo lamentablemente.
Puedo recomendar cálidamente "Los pilares...." no te va a decepcionar. Como dice "Ulysses" en su comentario, es un "long seller". Reconforta ver que las opiniones que uno vierte humildemente, tienen eco del otro lado de la pantalla. Salú!