jueves, 19 de febrero de 2009

El fútbol uruguayo

Durante mi infancia, "sufrí" a la delantera aurinegra que te hacía temblar con solamente oir sus nombres: Abbadie, Rocha, Spencer, Silva y Joya.
Y no se trataba de ellos solamente: atrás estaba el Tito Gonçalvez, Mazurkiewicz, Caetano, entre tantos otros.
Luego, la vida - que siempre da revancha - , me permitió que en la época de la adolescencia (no podía haber mejor revancha) le retrucáramos con Cubilla, Espárrago, Artime, Maneiro y Morales, y tambien otros nenes tales como , el mudo Montero Castillo, Mujica, Manga, Ancheta, Ubiña, entre tantos otros.
Eran otras épocas, los grandes eran GRANDES, y cuando se sorteaban los grupos de la Libertadores, se miraba solamente a quién había que ganarle para pasar a la segunda rueda. Nadie podía hacerse a la idea de que Nacional o Peñarol no clasificaran para ese evento sudamericano.
La alineación de los equipos, la conocíamos de memoria…, claro! Si los jugadores estaban 4 o 5 años en el club, para luego, con experiencia, títulos y madurez, dar el salto a algún equipo del exterior.
De igual forma, cuando alguien venía a jugar, era un “consagrado” en su país: Artime, Ermindo Onega, Manga, el “Tanque” Rojas, Celio, Ignacio Prieto, etc…
En la época del liceo, tanto yo como mis compañeros, nos sentimos decepcionados porque Uruguay en el mundial de Mexico 70 “apenas” salió CUARTO!!! …. Era muy poca cosa para lo que cualquier aficionado al fútbol podía esperar de un equipo celeste.

Hoy, si se le cuenta a alguien que no conoce nuestra rica historia futbolística, que tenemos equipos que juegan con jugadores que no pertenecen al club, que los equipos titulares cambian cada 6 meses, porque los incipientes jugadores se van en cuanto hicieron un gol o una moña, que se suspende un partido porque un equipo entró a la cancha 3 minutos tarde (tremenda demora) y que luego ese mismo partido se juega 3 meses después (eso no es demora?), si decimos que hay personas que se presentan como candidatos a presidente de un club, y luego renuncian porque lo amenazan de muerte, si contamos que se venden jugadores a Europa y que luego no aparecen ni en el banco de suplentes, si contamos que se vende un promedio de 700 entradas por partido pero que igual hay que separar hinchadas, si decimos que el fútbol se mantiene, entre otras cosas, por la “manija” de los “especialistas deportivos” que necesitan mantenerlo en la superficie, porque de ello cuelga tambiién su propia existencia, si seguimos diciendo estas y tantas otras cosas que pasan en nuestro fútbol, deberíamos simplemente decir que el fútbol uruguayo es una sombra de lo que fue, y que su estructura actual, es nada más que patética.



2 comentarios:

Ulysses dijo...

la nostalgia ya no es lo que era

Saludos

Lucía.uy dijo...

.......por todo eso Jorge, el único juego que miro es el 5 de Oro los domingos! jeje.....

No te enojes Jorge, es una broma de hincha de cuadro chico!

Deportes en el Recuerdo jeje