martes, 13 de enero de 2009

Tristezas del zurcidor


Los seres humanos, tenemos la mala costumbre de homenajear a los muertos.
Digo “mala costumbre” ya que la mayoría de las veces, a esos muertos, en vida, no se les reconoció su trabajo, sus méritos, su forma se ser.
En el campo del arte en general, los ejemplos abundan.
Nuestro país no escapa a las generales de la ley.

En vida, el Darno fue un “músico de culto”, venerado por una “minoría silenciosa”.
Cuando nuestro trovador cayó en la mala, apenas se logró una pensión graciable que aliviara en parte sus penurias económicas. Pensión que suena como una bofetada para quien hizo un aporte cultural mayúsculo y aún no valorado en su real dimensión.


Aquí, hay un homenaje distinto. Post mortem, como tantos otros, pero por ser de raíz popular y por como fue encarado, no deja de ser llamativo, sincero y mejor intencionado que tantos otros.


Transitando hace unos días por la calle Piedras, me encontré con un espacio rodeado de edificios, y con los restos de una hamaca en su interior….., una reja impedía el acceso al lugar.
Algo rarísimo si consideramos que el sentido de una “plaza” es la de un espacio abierto y de uso público.
Tanto en su interior como en los muros y veredas del frente, se “homenajeó” al Darno nombrando este espacio como “Plaza triste”, “Plaza gris”.
Darnauchans siempre dió esa imágen, aunque no se ajustara exactamente a su real forma de ser.
Seguramente quien bautizó este espacio, lo hizo desde el dolor y como sentido homenaje a uno de nuestros artistas más grandes.

Posted by Picasa

2 comentarios:

huggh dijo...

pensaré en voz alta -con los riesgos que implica- pera acaso los artistas -más allá de sus logros y la calidad de sus trabajos- encarnen una suerte de emergente, de chivo expiatorio, de muñeco de kermes al que la intolerencia alienta a probar con la violencia: tieren, al tercer acierto se llevan de premio su disco, su libro, et... este desprecio crece en la medida en que el artista es más sensible con y por su gente... saludos amigo urug

Jorge Pena dijo...

Sí..... también aventuro alguna idea en voz alta.... Lennon decía que el arte es una medida del sufrimiento. Da para mucho el tema...... Un saludo