lunes, 12 de enero de 2009

Gonzalo Farrugia


Me entero por el blog de Macunaíma sobre la muerte de Gonzalo Farrugia.
Gonzalo fue el batero de Psiglo y uno de los percusionistas más importantes del Río de la Plata.
Va a modo de homenaje, este pequeño recuerdo.
Cuando tenía 14 o 15 años, lo que sería la piedra fundacional de Psiglo ensayaba en Marcelino Sosa y Enrique Martínez a escasos 100 metros de mi casa.
Por ese entonces, la formación incluía una segunda guitarra que además era la voz principal. Hacían rock en inglés….. y comenzaban la lenta búsqueda de su propia identidad.
Por esa época, apenas si los conocíamos los del barrio y poco más; pero era evidente que por las dotes que cada uno tenía en sus instrumentos, no podía pasar mucho sin que saltaran a los primeros planos.
Con esa misma formación, comenzaron a presentarse en televisión en Discodromo Show del queridísimo Rubén Castillo. Hacían “Yellow river”, temas de Black Sabbath, etc….
Gonzalo ya apuntaba como el “showman” de la agrupación.
Luego vino la sustitución de la guitarra rítmica por la voz solista de Ruben Melogno y ahí la banda dio el gran salto: temas en español, rock duro con letras de alto contenido social. Aún en las primeras épocas de este cambio, seguían haciendo “Soul sacrifice” de Santana y sospecho que era exclusivamente para el lucimiento de Gonzalo Farrugia que hacía un solo de batería que poco tenía que envidiar al de Mike Shrieve en Woodstock.
Era demoledor.
Gonzalo le pegaba a los parches como si fuese la última actuación de su vida. Cada golpe de bombo te quedaba repercutiendo en la nuca.
Fueron a Barock en Argentina junto con Opus Alfa, Tótem, etc… y si algo quedó grabado en la cabeza de los porteños, fue la virulencia de “ese pelado que toca en Psiglo”….
Llegaron a ser el principal grupo de rock en Uruguay, luego, la dictadura y el desbande…… volvieron a reunirse para un recital para nostálgicos en la vieja estación de ferrocarril de AFE en Montevideo.
Nada más apropiado: la batería de Farrugia era como una locomotora que te pasaba por arriba.
Para el maestro que debe estar palillos en mano en alguna nube…. Salú!!!!

1 comentario:

huggh dijo...

impecable crónica... recuerdo si a esa banda maravillosa...