jueves, 23 de octubre de 2008

REEBOK 10K:

Tiempo atrás bajo el título de “Carreras de calle” (ver “Etiquetas: running”) hacía referencia a una nota aparecida en ”La República” en la que se hablaba de los graves problemas de salud que acarreaba el participar en este tipo de carreras de 10 kmts sin una preparación adecuada.

En aquella oportunidad, se hacía referencia fundamentalmente a los problemas originados con las altas temperaturas en las horas en las que se desarrollan estas competencias así como al poco discernimiento de aquellos corredores que piensan que trotar 10 kmts es sencillo o no requiere de demasiada preparación.

El pasado fin de semana, durante la prueba de Reebok 10K, un corredor de alrededor de 35 años, falleció de un paro cardíaco.
No se han aportado demasiados datos en cuanto a sus condiciones como atleta o su estado sanitario al momento de la competencia.
En términos generales, y obedeciendo – lamentablemente – a razones de marketing e intereses comerciales, poco se ha dicho sobre la muerte de esta persona porque naturalmente “afecta” al buen nombre del sponsor y éste seguramente incide en las decisiones de los medios en cuanto a la difusion de la noticia.

Lo cierto es que para esta u otras carreras, las autoridades nacionales, ya sean municipales, sanitarias, etc…. deberían tomar medidas y exigir de los organizadores el correspondiente llamado de atención a aquellos que desean participar en estas pruebas (algo un poco más contundente que la “letra chica” que uno firma cuando se inscribe deslindando de cualquier responsabilidad a las firmar comerciales).


Pero no se debe cargar las tintas exclusivamente en la falta de conocimiento de los atletas en cuanto a los riesgos que se corren:
hay cosas que son de pura lógica y no habría ni que mencionarlas, pero correr a las 1700 hrs a 27º grados celsius, sabiendo que la hora “real” son las 1600, hacer llegar a los corredores un par de horas antes con la excusa de prepararse cuando en realidad lo que se quiere es filmarlos a todos juntos con la “remera obligatoria” con la marca auspiciante….. parece demencial.
Cualquiera que haya participado en este tipo de carreras en días de mucho calor, sabe que aún realizandose más tarde, el calor del asfalto es tremendo, lo que obliga a que equipos de bomberos estén manguereando a los participantes…..
He visto en más de una carrera (sobre todo las que toman el repecho de Julio María Sosa) a muchos participantes caer como moscas, desmayados por el intenso calor y el esfuerzo…. Tampoco creo que las ambulancias y equipos médicos de los que se disponen sean los suficientes para atender casos de emergencia.

Las carreras de calle son cada vez más populares, aquí y en todas partes del mundo. Esta tragedia, debería llamar a la reflexión a todos los involucrados, para mantener en alto el concepto de que “el deporte es salud”.


No hay comentarios: