lunes, 9 de junio de 2008

LA "MUERTE" DE PAUL McCARTNEY

En el año 1967, Los Beatles se encontraban ante dos situaciones diametralmente opuestas.
Por un lado, sacaban el album “Sgt. Pepper” que los llevaría al pináculo de la creatividad y la gloria: ya dijimos antes, que este album está considerado el disco más importante en la historia de la música contemporánea y el que más influencias ha tenido en otros artistas. Por el otro, comenzaban a sufrir una crisis de identidad provocada por diferentes factores: el alejamiento de las actuaciones en vivo como consecuencia de la histeria colectiva que generaban, la muerte de Brian Epstein, el camino del misticismo y las religiones orientales por parte de George, el vuelco hacia las actividades cinematográficas de Ringo, y la eterna disputa por el liderazgo de la banda entre Paul y John.
Estas y otras razones provocaron la sorpresiva “desaparición” de Paul McCartney.


Con el correr de las semanas y luego meses, un rumor comenzó a ganar el mundo del espectáculo: Paul había muerto y no solo había muerto sino que los otros Beatles habían contratado a un actor de teatro inglés, William Campbell, de asombroso parecido con Paul, para sustituírlo en las esporádicas apariciones o fotos en las que se veía a Paul por Londres.
El rumor corrió como reguero de pólvora y pronto, los fanáticos comenzaron a descubrir “claves”, “pistas secretas” en las canciones y las cubiertas de los discos de los Beatles, confirmando esta muerte.
Obviamente, “Sgt. Pepper” con su extraordinaria carátula, fue la piedra fundamental para comenzar las investigaciones:
En primer término, la carátula principal del disco, presenta a los cuatro Beatles (o su alter ego, la banda del Sgt. Pepper) rodeados de una enorme cantidad de celebridades, frente a lo que parece ser una tumba.
En la misma, formada por flores amarillas, aparece la figura de un bajo Rickenbaker apuntando hacia la izquierda (como tocaba Paul por ser zurdo). Por encima del bajo, la palabra “Beatles” formada con flores rojas, como simbolizando una corona en una tumba en homenaje al amigo muerto.
Además, el bajo, en lugar de tener cuatro cuerdas, aparece solo con tres. Para los fanáticos, un símbolo que significaba que quedaban solamente tres Beatles y que el cuarto, el del bajo, no estaba más.
Los Beatles aparecen vestidos con las ropas de la banda del Sgt Pepper y portando instrumentos de viento, todos de colores dorados, excepto el de Paul, que es negro.
Paul aparece por primera vez con bigotes y se supone que es para disimular algunas diferencias entre el actor William Campbell y el verdadero Paul.




Por encima de la cabeza de Paul, se erige una mano en señal premonitoria: “es éste”. Los “investigadores” (se formaron clubes en Inglaterra, Estados unidos, etc…., en el cual se intentaba descubrir en cada foto, en cada gesto, en cada canción, nuevas pistas) no tardaron en descubrir que en la tapa del disco Revolver, en que los Beatles aparecen dibujados por Klaus Voorman, tambien hay una mano por encima de la cabeza de Paul. En la tapa de “Yellow submarine”, John aparece saludando con el brazo en alto, y su mano, nuevamente queda encima de la cabeza de Paul. Muchas coincidencias para quienes estaban convencidos de la muerte de McCartney.
Pero las pistas en la tapa de Sgt. Pepper, están lejos de agotarse: sobre uno de los costados se ve una muñeca con una remera que dice “Welcome to The Rolling Stones”, una tácita aceptación de que muerto Paul, y semi disueltos los Beatles, los Stones pasarían a ser la banda Nr. 1 del mundo.
Otro de los múltiples objetos que se encuentran en la tapa del disco, es una réplica en miniatura del auto de Paul, con una mancha roja debajo. Se supone que Paul murió en Noviembre del 66 en un accidente automovilístico.
La edición anglosajona del disco, es de tapas dobles. En el interior, los Beatles sentados y sonrientes miran a la cámara. Paul luce en su solapa un pin con las iniciales OPD, en la jerga de la policía británica, significa “declarado muerto oficialmente” (officially pronnounced dead).



La cubierta posterior del disco también aporta nuevos datos.
Por primera vez en la historia, se incluyen impresas las letras de las canciones y una foto al pie de los cuatro de Liverpool….. con la particularidad de que Paul está de espaldas. Simbólicamente, tres Beatles aún están y vienen hacia nosotros, mientras que el cuarto (Paul) ya se va o se fue.
Por otra parte, cualquiera que mire detenidamente fotos de los Beatles de pie verá que Paul y John son de la misma altura, y que George es un poco más alto que ellos.
Sin embargo, en esta foto, Paul, de espaldas, le saca mas de media cabeza de altura a George…. William Campbell era algo más alto que George.
Uno de los temas del disco es “Within you without you” (Dentro de vos, sin vos), el tema con influencias hindúes creado por George; casualmente, parte del título de la canción, justamente, las palabras “Sin vos”, quedan exactamente encima de la cabeza de Paul. Demasiado sugerente….
George, tiene el índice de su mano derecha extendida señalando a Paul, otra vez la señal de “éste es de quien estamos hablando”, pero además, su dedo queda exactamente encima de una frase del tema “She´s leaving home”, la frase dice “Wednesday morning at five o´clock when the day begins” (el miércoles a las 5 de la mañana cuando comenzaba el dia….), obviamente, clara alusión al dia y la hora en que Paul tuvo el accidente.
Pero si la cubierta del disco abundaba en detalles, las letras también inducían a pensar en lo mismo:
“Sgt. Pepper” fue ideado como una obra conceptual, en la que una banda de músicos (ya nó Los Beatles) presentaban un nuevo trabajo.
El tema que da inicio a la obra, es la banda del Sgt. Pepper diciendo que tipo de intenciones musicales tienen, etc…. y presentan a su cantante “el único e inigualable Billy Shears”. Es decir, Paul ya no era el cantante, pero además, Billy puede tomarse también como un diminutivo de William.
El siguiente tema es “ the little help from my friends”, en la que una vez presentado, Billy Shears canta por primera vez y pregunta “si le van a perdonar en caso de que desafine o cante fuera de tono”……
En el fabuloso tema “A day in the life”, John canta, “se reventó la cabeza adentro de su auto, no se dió cuenta que la luz había cambiado. Una multitud quedó estupefacta y dieron vuelta su cara, nadie estaba muy seguro si no era un integrante de la Casa de los Lores”…… Los Beatles habían sido condecorados como miembros del imperio británico por la Reina Isabel.

Ante tanta paranoia y cuando ya habían pasado cerca de 6 meses, Paul llamó a una conferencia de prensa, naturalmente con la única intención de mostrar que estaba vivo.
La única explicación que dio a tantas supuestas pistas, fue la relacionada con el pin OPD: lo había comprado en Canadá y significaba Ontario Police Department.
Para los investigadores, las explicaciones no alcanzaron, y por supuesto para ellos, quien se había presentado a la conferencia, no era otro que William Campbell. Así que una vez apareció el siguiente trabajo del cuarteto, volvieron a la carga.
El disco fue “Magical mistery tour”, la película creada por Los Beatles para la televisión británica que fue un estrepitoso fracaso, aunque musicalmente, volvian a rayar a gran altura aunque lejos de lograr los altísimos niveles de Sgt. Pepper.
En la serie de televisión, en una de las escenas, los Beatles aparecen cantando de impecable smoking blanco con un clavel en la solapa. John, George y Ringo, llevan claveles rojos, el de Paul, es negro.
En otra escena, los Beatles aparecen disfrazados como diferentes animales. John, de negro, como una morsa y de hecho canta su tema “Yo soy la morsa”.
Esto traería una nueva clave en el siguiente album.
En el 68, los Beatles sacan el disco doble The Beatles, comúnmente llamado el album blanco. Contra toda la cargazón de fotos y símbolos de “Sgt. Pepper” o “Magical mistery tour”, este disco estaba absolutamente despojado de fotos excepto cuatro pequeñas en la cubierta interior de cada uno de los integrantes del cuarteto.



Ante tanta desnudez de datos, los fanáticos arremetieron contra las letras de los temas: en “Glass Onnion”, John canta “la morsa era Paul”: no solo en tiempo pasado, otra pauta de que Paul ya no estaba, sino tambien interpretado como un homenaje de John: era indiscutible que quien se disfrazaba de morsa era John, pero éste en un postrer homenaje, le otorgaba dicha distinción a Paul.
En Revolucion Nr. 9 el collage sonoro de John realizado uniendo cintas de distintas grabaciones y a diferentes velocidades, se inicia con una monótona voz repitiendo constantemente Number nine, number nine….. el numero de letras del apellido de Paul, a continuación ruido de gritos, choques, balas, y un caos generalizado en el cual algunos con mucha imaginación dicen sentir la voz de John diciendo “Paul esta muerto, yo lo enterré”.




En “Abbey Road”, el último album grabado por los Beatles antes de su disolución (aunque salió antes de “Let it be”) se retorna al camino de las pistas en la cubierta del disco.
La famosa foto de la tapa, muestra a los Beatles cruzando una cebra en la calle que da nombre a los estudios de grabación más famosos del mundo pero dicen que por esa calle también se llega a un cementerio….
Paul va a contrapie del resto de los Beatles, una nueva pista de que “ya no está”, pero además va con los ojos cerrados (está muerto?) y con un cigarro en su mano derecha (el último deseo????). John abre la marcha de traje blanco y representa al sacerdote del entierro, Ringo de impecable traje negro, es el integrante de la empresa fúnebre, George último en la fila va en camisa y jeans es el sepulturero.
Paul, ademas, es el único que va descalzo. Obvio, la única persona que va al cementerio descalzo, es el muerto….
En la calle, se ve un auto cuya matrícula es 28IF, interpretado en inglés como “28 años si….. viviera”. La edad de Paul al momento de aparición del disco.



Ya disuelta la banda, apareció “Let it be”, y si bien las supuestas pistas eran cada vez más débiles, los investigadores no cejaban en su empeño: en la foto de la portada, los otros tres Beatles aparecen sobre fondo blanco. Paul, sobre fondo negro.
En el famoso reportaje de la revista Rolling Stones a John lennon una vez separados, repitió por enésima vez, que nunca habían intentado poner pistas o sugerir cosas tal como se imaginaron. Admitió que lo único que habían hecho fue poner en el tema “Girl” un golpeteo como de un corazón apagándose, lo demas fue histeria y publicidad bien aprovechada.
Quizás, para quienes estaban absolutamente convencidos que Paul realmente había muerto, les debería haber alcanzado con que obras como “Hey Jude”, “Let it be”, “The fool on the hill”, entre tantas otras canciones, salieron sin dudas de la cabeza de Paul y fueron escritas en el período de su “investigación”.

Razón más que suficiente para aclarar que se trató solamente de histeria colectiva y un último coletazo de la "beatlemanía".-
































No hay comentarios: