viernes, 23 de mayo de 2008

LA TABLA DE FLANDES




Arturo Perez-Reverte es un escritor español, autor de varias novelas exitosas.
A mi juicio, hilvana buenas historias pero generalmente no las remata adecuadamente.
Un punto a favor del español, es que cada una de sus novelas, cualquiera sea el tema que traten, parecen haber sido escritas por un absoluto experto en la materia.
Por ejemplo, oí decir que para una de sus novelas, en las que el protagonista era aficionado al jazz, estudió durante meses los distintos estilos del género, los principales interpretes, etc…
En “La carta esférica”, los conocimientos que desarroola sobre cartografía y náutica en general, sobrepasan los de un simple “aficionado” a los asuntos marítimos.
En “El maestro de esgrima” sucede algo similar en lo relacionado a este deporte.
De todos modos, conociendo como se mueven hoy las editoriales, y los “equipos multidisciplinarios” que hay detrás de cada escritor, me permito dudar si tales conocimientos son propios del autor o de la gente que lo rodea.
De una forma u otra, la imaginación para desarrollar cada historia sí es propia de Perez Reverte y es más que plausible.

Su mayor éxito, incluso llevado al cine, es “La tabla de Flandes” y es precisamente en esta novela donde lleva a su máxima expresión los puntos de los que estamos hablando.
Básicamente, la novela trata de una chica a la que se le encarga la restauración de una pintura de un maestro flamenco del siglo XV. El cuadro se llama “La partida de ajedrez” y en el mismo se ve a dos caballeros jugando ante la atenta mirada de una dama.
Durante la restauración, y con la aplicación de técnicas de rayos X, la chica descubre escondida bajo varias capas de pintura, una frase en latín que traducida significa “Quién mató al caballero?” A partir de estos datos se desarrolla la novela en que la protagonista intenta descubrir un asesinato que tuvo lugar 5 siglos antes y cuyas pistas para develarlo se encuentran en la partida de ajedrez representada en el cuadro.
Con la ayuda de un anticuario amigo y un maestro de ajedrez comieza la investigación basada en las posiciones que las piezas tienen en el tablero.
Como falta un caballo blanco, deducen que quien “mató al caballero” lo podrán determinar a partir de saber qué pieza negra eliminó el caballo del juego.

Para ello, el maestro de ajedrez propone hacer un “ajedrez retrospectivo”, es decir, jugar hacia atrás en lugar de hacia adelante.
Pero, es posible jugar ajedrez hacia atrás? Parece que para Perez Reverte, al menos algunas jugadas hacia atrás se puede ir. Mirando con ojos inexpertos el tablero parece una empresa imposible, pero como el ajedrez es esencialmente análisis, a poco que miremos con atención, se reflejará no solo que es posible, sino el enorme mérito de APR en haber imaginado no solo la novela basada en esta jugada sino también, lograr este posicionamiento en el tablero, que si bien es algo difícil que se pueda dar en los hechos, dicen los que saben, que – por lo menos – no es descabellado.

La posición de las piezas en la pintura es la que se ve en este cuadro.
Hay 10 piezas negras y se trata de saber cual es la que ha movido.
Los 3 peones negros que están en A7, B7 y D7, evidentemente no se han movido ya que están en su posición original de juego. Quedan por tanto 7 posibles piezas que pueden haber movido.
Tampoco puede haber movido el peón que está en A5 ya que está bloqueado entre un peón blanco y su propio rey negro. Restan 6 piezas por descifrar sus posibles movimientos. Por las mismas razones que las anteriores, el alfil negro ubicado en C8 no pudo haber movido, se encuentra en su posición original y además sus salidas en diagonal están bloqueadas por sus propios peones negros.

El caballo negro que está en B8 tampoco pudo haber movido. Por el tipo de movimiento de esta pieza, podría haber llegado desde las casillas A6, C6 o D7 y están las 3 ocupadas por otras piezas.
La torre negra que está en C1 evidentemente tampoco se movió. Esta pieza se mueve en línea recta y sus tres casillas contiguas se encuentran ocupadas.
Hasta ahora, todas las piezas analizadas, simplemente no se han podido mover por estar en su lugar de origen o por estar bloqueados sus movimientos.
Es diferente el caso del caballo negro que está en D1. Esta pieza podría haber llegado desde las casillas B2 o E3, pero de ser así, en cualquiera de esas dos posiciones, hubiese estado dando jaque al rey blanco que está en C4. Un jaque imaginario, Y NINGUNA PIEZA QUE ESTÉ DANDO JAQUE ABANDONA SU POSICION VOLUNTARIAMENTE.
Restan ahora solamente dos piezas: el Rey y la Reina.
El Rey, pudo haber ido a su posición en A4 desde B4, B3 o A3…. Pero obviamente, se descarta B4 y B3 pues estaría en casillas contiguas al otro Rey.
En B4 el rey negro habría estado en jaque de torre, rey y peón blanco y en B3 en jaque de torre y rey. Son movimientos imposibles de haber sido realizados.
Tampoco pudo venir de A3 pues tendría jaque de caballo blanco situado en B1.
Queda en consecuencia, solamente la Reina ubicada en C2 para ser analizada.
Hay cuatro casillas que pueden haber dado origen a sus movimientos: A2, B2, B3 y D3.
De B3 no puede haber llegado, pues habría estado dando jaque al rey y no hubiese abandonado esa posición.
Lo mismo sucede en la posición D3, no habría abandonado ese jaque imaginario al rey blanco.
El análisis de las últimas posibilidades de movimiento, están directamente involucradas con la resolución del caso.
A aquellos que son amantes del tablero de 64 casillas, los invito a leer esta buena novela de Pérez-Reverte.

2 comentarios:

BUSCANDOLUNAS dijo...

despertarte mi curiosidad por estos libros....aunque lo del ajedrez...no es lo mío!!! gracias, igual me voy a poner a leer algo de lo comentado.saludos

pepecorvina dijo...

querido pena, que casualidad, recien llegado a guatemala, e instalado en antigua, en la biblioteca de la casa habia un ejemplar de la tabla de flandes que devorè en mis mateadas mañaneras, que todavia podìa hacer!
si bien es muy interesante desde el punto de vista de la reconstruccion de la jugada, la gran jugada de perez es el paralelismo entre el asesinato de la tabla y el de la escena del libro en el momento en que transcurren los acontecimientos!!
a mi como a ti supongo me sorprendiò, el genero no me gusta mucho, pero reconozco que hay verdaderos maestros, y este gallego:
si que se las trae!!
ostias!!