martes, 8 de abril de 2008

SPINETTA (Deja que la luz te brille)


Llegué a Luis Alberto Spinetta – como la mayoría de mi generación – a partir de Muchacha (ojos de papel).
En tiempos en que la mayoría de los que hacían “música Beat” en ambas márgenes del Plata decían que no se podía cantar “música moderna” en español, Almendra nos regalaba esta balada que sería un símbolo de toda una generación.
Luego, poco tiempo después, llegaría el LP Almendra I, y Fermin, Plegaria, Ana no duerme, etc…. nos demostrarían que Muchacha no era una casualidad y que el vuelo poético del flaco Spinetta no tenía puntos de comparación por estas latitudes.
Cuando escuchamos ese disco por primera vez, todos entendimos que se trataba de una obra sin igual; lo que no estábamos entonces en condiciones de notar, es que ese disco nos acompañaría toda nuestra vida. Almendra I es uno de esos íconos, uno de esos mascarones de proa que abren estelas hacia nuevas experiencias sonoras. No es posible imaginar la apertura de nuestras cabezas a lo que vino despues, sin pasar antes por un disco como este, o un Sgt Pepper o un Musicación 4 ½. de esa magnitud estamos hablando.
Despues, Almendra se separó, dejandonos el retro gusto de una ópera-rock que nunca llegamos a conocer, y más allá de nuestro interés en ver que harían con sus carreras solistas Edelmiro, Emilio o Rodolfo, la atención se concentró en “el flaco”; y cuando pensamos que había alcanzado el cenit de su creatividad, nos regaló Cristálida, y cuando otra vez nos equivocamos pensando que no se podía ir más lejos, vino Artaud, y Kamikaze y tantos otros discos que nos llenaron de asombro y de gratitud.
Siempre sostuve que de la misma manera que hay músicos que hacen poesía, no hay dudas que Spinetta es un poeta que hace música.
Creo que en estos días saca a la calle un nuevo trabajo discográfico, quizás debería decir que saca un nuevo conejo de su galera. Hay que estar atentos, la magia perdura.

No hay comentarios: