martes, 22 de abril de 2008

SGT. PEPPER

Que se puede decir de Sgt Pepper que no se haya dicho ya?
Probablemente nada, o quizás mucho.
Como toda obra clásica, cada audición permite al oyente descubrir nuevos colores, nuevos timbres, riquezas expresivas no apreciadas antes o no entendidas en su real dimensión.
También influye el paso de los años y las nuevas vivencias y experiencias que uno va adquiriendo de tal modo que permite comparar esta obra maestra con tantas músicas que vinieron después.

Para quienes no lo saben (o no lo recuerden), Sgt. Pepper ha sido considerado como el mayor logro musical de la historia. Para revistas especializadas como Melody Maker, Billboard o Rolling Stones, es el album más influyente y el mejor del siglo XX.
Es además, el primero que se grabó en 8 canales, el primero en tener una tapa doble, el primero en que las letras fueron impresas en el disco, y el primero en el cual su cubierta o tapa, lejos de ser simplemente la habitual foto del artista, presentaba una verdadera obra de arte encargada a un artista plástico.
De la cubierta de Sgt Pepper se han escrito docenas de artículos, fundamentalmente vinculados a las supuestas claves que demostraban que Paul estaba muerto. Es una historia más que curiosa y que muestra hasta que punto la “beatlemanía” se había convertido en algo totalmente insano.
Seguramente, cuando revise mis viejos archivos, incluiré alguna nota sobre las pistas en fotos y canciones que pretendían hacer creer que Paul estaba muerto.

Lo escuché por primera vez sentado en el viejo sofá de la mágica casa de mis abuelos allá en la calle Marcelino Sosa (algún día tendré que contar en estas notas lo que era aquella casa). Obviamente, no había escuchando antes algo semejante. Creo que el primer sentimiento que tuve hacia el disco era que simplemente apabullaba. Demasiadas cosas nuevas juntas. Una verdadera revolución. Tengo presente que A day in the life y Lucy in the sky with diamonds fueron los primeros temas que me llegaron. Luego hubo que escuchar y escuchar para ir descubriendo de que se trataba ese verdadero viaje mágico y misterioso.
Hoy, en sonido digital, escucho Fixing a Hole y el solo de guitarra de Harrison es de una belleza y un buen gusto que rara vez se podía escuchar por aquellas épocas. También el sonido de la guitarra de George en ese tema, no es parecido a nada de lo que se podía conocer.
Descubro ahora que la segunda voz de She´s leaving home a cargo de Lennon no emula otra cosa que los coros griegos tal como muchos años más tarde hizo el gran Woody Allen para contar su historia de Afrodita.
Pienso en las músicas étnicas tan de moda hoy por hoy, y me pregunto como alguien en 1967 podía incluir un tema más que extenso con sitar, ragas y otros instrumentos hindúes y que fuese bien aceptado. Tal el caso de Within you, without you.
Lennon, generalmente la vanguardia del grupo, estuvo temeroso de largar este disco a la calle. Desde su punto de vista habían ido demasiado lejos. Es uno de los pocos errores musicales en los que incurrió en su vida.



No hay comentarios: